¿Qué son Prácticas Basadas en Evidencia (PBE)?

Las PBE son un acercamiento teórico que enfatiza la importancia de fundamentar las prácticas (intervenciones, servicios que ofrecemos, decisiones y/o políticas que asumen las instituciones o profesionales) en el cúmulo de evidencia científica existente que comprueben su funcionamiento y efectividad, para lograr los resultados que se desean. Contrasta con intervenciones basadas en anécdotas, costumbre/tradición, apariencia/convención, o creencias. Las PBE tratan de alejarse de seleccionar intervenciones porque “creo,” “me parece” que va a funcionar, o porque “siempre se ha hecho así.”

Las PBE se definen como la integración de las mejores prácticas reconocidas por las investigaciones, el conocimiento de los expertos, y la cultura, los valores, opiniones y características de los participantes (adaptado de Institute of Medicine, 2001; y Sackett D. L., et al., 2000).

Continuo de Evidencia

Las prácticas no se clasifican de manera dicótoma (“basado en evidencia / NO basado en evidencia”). Se clasifican de acuerdo a un continuo de evidencia.

Niveles de Evidencia Científica (Niveles de Efectividad)

Las Prácticas Basadas en Evidencia (PBE) también se clasifican de acuerdo a los niveles de evidencia científica o efectividad. Esta clasificación va a depender en gran medida de la rigurosidad de la investigación / evaluación. En el movimiento de PBE no existe un consenso en la definición de los niveles de evidencia científica / efectividad. En Puerto Rico, el Evidence Based Workgroup (peritos en EBP del Centro de Investigación y Evaluación Sociomédica – CIES), avaló los niveles de evidencia científica que se presentan a continuación.

Intervención / Práctica:

Efectiva (bien apoyada por evidencia científica / ambiente natural)

  • Réplicas en Múltiples Escenarios: Al menos dos pruebas aleatorias controladas realizadas en diferentes escenarios de práctica o cuidado usual (ambiente natural) han demostrado que la intervención produjo los resultados esperados. Las pruebas aleatorias controladas han sido publicadas en literatura arbitrada.
  • En al menos una de las pruebas aleatorias controladas, la intervención ha demostrado tener un efecto sostenido al menos hasta un año después de haber terminado la implementación.
  • Las medidas de evaluación deben ser confiables, válidas, y administradas consistente y precisamente a todos los sujetos.
  • Si se han realizado múltiples estudios, el peso de la evidencia apoya la efectividad de la intervención.
  • No existe evidencia clínica o empírica, ni base teórica o ética que indique que la intervención representa un riesgo considerable a los que la reciben, en comparación con los posibles beneficios.
  • La intervención cuenta con un libro, manual, u otros escritos que contienen detalles específicos de los componentes del servicio y de cómo administrarlo.

Eficaz (bien apoyada por evidencia científica / ambiente controlado)

  • Al menos dos pruebas aleatorias controladas realizadas en ambientes altamente controlados (ej. un laboratorio universitario), han demostrado que la intervención produjo los resultados esperados. Las pruebas aleatorias controladas han sido publicadas en literatura arbitrada. En al menos una de las pruebas aleatorias controladas, la intervención ha demostrado tener un efecto sostenido al menos hasta un año después de haber terminado la implementación.
  • Las medidas de evaluación deben ser confiables, válidas, y administradas consistente y precisamente a todos los sujetos.
  • Si se han realizado múltiples estudios, el peso de la evidencia apoya la efectividad de la intervención.
  • No existe evidencia clínica o empírica, ni base teórica o ética que indique que la intervención representa un riesgo considerable a los que la reciben, en comparación con los posibles beneficios.
  • La intervención cuenta con un libro, manual, u otros escritos que contienen detalles específicos de los componentes del servicio y de cómo administrarlo.

Prometedora

  • Al menos un estudio con algún tipo de control o grupo de comparación (ej. grupo sin tratamiento, grupo placebo, lista de espera) ha establecido que los resultados de la intervención están por encima de la del placebo, o que son comparables con las de otras intervenciones efectivas, eficaces o prometedoras. El estudio se ha publicado en literatura arbitrada.
  • Las medidas de evaluación deben ser confiables, válidas, y administradas consistente y precisamente a todos los sujetos.
  • Si se han realizado múltiples estudios, el peso de la evidencia apoya la efectividad de la intervención.
  • No existe evidencia clínica o empírica, ni base teórica o ética que indique que la intervención representa un riesgo considerable a los que la reciben, en comparación con los posibles beneficios.
  • La intervención cuenta con un libro, manual, u otros escritos que contienen detalles específicos de los componentes del servicio y de cómo administrarlo.

No es Efectiva (demostrado con evidencia)

  • Dos o más pruebas aleatorias controladas han determinado que la intervención no ha logrado mejorías cuando se compara con el cuidado usual. Los estudios se han publicado en literatura arbitrada.
  • Si se han realizado múltiples estudios, el peso de la evidencia NO apoya la efectividad de la intervención. El peso de la evidencia está basado en la preponderancia de trabajos publicados en revistas arbitradas y no por una revisión sistemática o un meta-análisis.
  • No existe evidencia clínica o empírica, ni base teórica o ética que indique que la intervención representa un riesgo considerable a los que la reciben.

Preocupante

  • Si se han realizado múltiples estudios, el peso de la evidencia sugiere que la intervención tiene un efecto negativo en los clientes que reciben el servicio (intervención); y/o
  • Existe una base teórica, ética, clínica, empírica o legal razonable que sugiere que la intervención representa un riesgo para los que la reciben, en comparación con los posibles beneficios.

No se Puede Clasificar / No existe Suficiente Evidencia

  • La intervención es generalmente aceptada en la práctica clínica como adecuada para ser utilizada.
  • La intervención carece de investigaciones adecuadas (como grupos de comparación, pruebas aleatorias controladas) para determinar empíricamente su efectividad. Cuenta con pre y post prueba o estudios de necesidad. No existe base teórica o ética, ni casos reportados que indiquen que la intervención representa un riesgo considerable a los que la reciben, en comparación con los posibles beneficios. La intervención cuenta con un libro, manual, u otros escritos que contienen detalles específicos de los componentes del servicio y de cómo administrarlo.